logo-patente

Patente nacional por "CARTÓN-TIERRA"

Este registro ha sido solicitado por

Persona física

Contacto
 
 
 




  • Estado: Vigente
  • País:
  • España 
  • Fecha solicitud:
  • 16/03/2021 
  • Número solicitud:
  • P202130229 

  • Número publicación:
  • ES2923946 

  • Fecha de concesión:
  • 26/04/2023 

  • Inventores:
  • Persona física 

  • Datos del titular:
  • Persona física 
  • Datos del representante:

  •  
  • Clasificación Internacional de Patentes:
  • A01C 1/04 
  • Clasificación Internacional de Patentes de la publicación:
  • A01C 1/04 
  • Fecha de vencimiento:
  •  
Quiero registrar una patente
registro
Reivindicaciones:
+ ES-2923946_B21. El cartón-tierra es un material compuesto para la práctica de la horticultura dirigido principalmente a personas de edad avanzada, jóvenes en edad escolar o personas con problemas de movilidad o sensoriales/cognitivos. Equilibra y protege el suelo y los cultivos, y también actúa como guía para la plantación y el riego. Se caracteriza por ser un formato en forma de plancha que simplemente debe ser colocada sobre la superficie a cultivar. La capa superior lleva impresa información relativa a los marcos de plantación recomendados, así como a los puntos de aireación y riego. Esta información sobre marcos de plantación optimiza el rendimiento de la superficie cultivable. Comprende entre su capa superior de cartón de 0, 8 mm y la capa inferior de papel de 0, 1 mm, ambas impregnadas con purín de ortigas, la siguiente composición: 1. Compost de algas.......................77% 2. Humus de lombriz........................7% 3. Guano............................................2% 4. Tierra de diatomeas.....................2% 5. Perlita.............................................6% 6. Vermiculita....................................6% Es un material seco, ligero, seguro, fácil de transportar, manejar y almacenar, recortable y adaptable a cualquier forma del terreno, maceta, mesa de cultivo, etc. 2. Material compuesto según reivindicación 1 caracterizado por que su capa intermedia reduce su espesor a 1, 4 mm por la menor cantidad de material utilizado y también por su mayor compactación. Así puede ser presentado y trasladado en rollos continuos de hasta 100 m de largo que faciliten su aplicación en grandes extensiones. Su ancho mínimo es de 1, 00 m y sus puntos de aireación y riego ya vienen perforados. No precisa de marco de plantación impreso. Su uso principal es la protección y recuperación de suelos degradados, erosionados o quemados, para evitar su erosión y mejorar estructura y fertilidad, por lo que puede incluir en su capa intermedia semillas que aceleren esa recuperación. 3. Material compuesto según reivindicación 1 caracterizado por la variación en el espesor de las diferentes capas: • La capa intermedia reduce su espesor por la menor cantidad de material utilizado y por su mayor compactación mediante aplicación de presión y diluciones compostables de almidón natural, como por ejemplo de patata o maíz. • La capa inferior (que pasa a ser la interior) de papel liner se sustituye por un papel de mayor espesor para aumentar su resistencia. En este caso, una guía estándar de plantación irá impresa en esta capa interior. • La capa superior (que pasa a ser la exterior) de cartón también incrementa su espesor y resistencia. En función de lo expuesto, el espesor final fluctuará según necesidades de la industria que lo aplique, de la misma forma que lo hacen los embalajes tradicionales de cartón. Su uso principal es pues el de embalaje en industrias y empresas que quiera potenciar su imagen "verde", o que se dirijan a usuarios que valoren el uso de estos embalajes en sus huertos y jardines (o para recuperar terrenos degradados) , con lo que estos usuarios no tendrán que desplazarse específicamente a adquirir cartón-tierra estándar, ni deshacerse de estos embalajes, lo que lleva implícito un beneficio para la sociedad. Una vez colocado en el suelo, un riego inicial superior al habitual que empape bien el embalaje ayudará a descompactarlo más rápidamente y lo habilitará para su aprovechamiento óptimo en la huerta.
+ ES-2923946_A11. El cartón-tierra es un material com puesto para la práctica de la horticultura dirigido principalm ente a personas de edad avanzada, jóvenes en edad escolar o personas con problem as de m ovilidad o sensoriales/cognitivos. Equilibra y protege el suelo y los cultivos, y tam bién actúa com o guía para la plantación y el riego. Se caracteriza por ser un form ato en form a de plancha que sim plem ente debe ser colocada sobre la superfic ie a cultivar. La capa superior lleva impresa inform ación relativa a los m arcos de plantación recom endados, así com o a los puntos de aireación y riego. Esta inform ación sobre m arcos de plantación optim iza el rendim iento de la superficie cultivable. Com prende entre su capa superior de cartón de 0, 8 mm y la capa inferior de papel de 0, 1 mm, am bas im pregnadas con purín de ortigas, la siguiente com posic ión: 5. Compost de algas.......................................77% 6. Humus de lombriz..........................................7% 7. Guano..............................................................2% 8. Tierra de diatomeas......................................2% 9. Perlita...............................................................6% 10. Vermiculita.......................................................6% Es un material seco, ligero, seguro, fácil de transportar, manejar y almacenar, recortable y adaptable a cualquier forma del terreno, maceta, mesa de cultivo, etc.2 2. Material compuesto según reivindicación 1 caracterizado por que su capa intermedia reduce su espesor a 1, 4 mm por la menor cantidad de material utilizado y también por su mayor compactación. Así puede ser presentado y trasladado en rollos continuos de hasta 100 m de largo que faciliten su aplicación en grandes extensiones. Su ancho mínimo es de 1, 00 m y sus puntos de aireación y riego ya vienen perforados. No precisa e marco de plantación impreso. Su uso principal es la protección y recuperación de suelos degradados, erosionados o quemados, para evitar su erosión y mejorar estructura y fertilidad, por lo que puede incluir en su capa intermedia semillas que aceleren esa recuperación. 3. Material compuesto según reivindicación 1 caracterizado por la variación en el espesor de las diferentes capas: • La capa intermedia reduce su espesor por la menor cantidad de material utilizado y por su mayor compactación mediante aplicación de presión y diluciones compostables de almidón natural, como por ejemplo de patata o maíz. • La capa inferior (que pasa a ser la interior) de papel liner se sustituye por un papel de mayor espesor para aumentar su resistencia. En este caso, una guía estándar de plantación irá impresa en esta capa interior. • La capa superior (que pasa a ser la exterior) de cartón también incrementa su espesor y resistencia. En función de lo expuesto, el espesor final fluctuará según necesidades de la industria que lo aplique, de la misma forma que lo hacen los embalajes tradicionales de cartón. Su uso principal es pues el de embalaje en industrias y empresas que quiera potenciar su imagen "verde", o que se dirijan a usuarios que valoren el uso de estos embalajes en sus huertos y jardines (o para recuperar terrenos degradados) , con lo que estos usuarios no tendrán que desplazarse específicamente a adquirir cartón-tierra estándar, ni deshacerse de estos embalajes, lo que lleva implícito un beneficio para la sociedad. Una vez colocado en el suelo, un riego inicial superior al habitual que empape bien el embalaje ayudará a descompactarlo más rápidamente y lo habilitará para su aprovechamiento óptimo en la huerta.

Los productos y servicios protegidos por este registro son:
A01C 1/04

Descripciones:
+ ES-2923946_B2 Cartón-tierra Sector de la técnica La presente invención pertenece al sector de la Tecnología ambiental, concretamente a la horticultura, encuadrada dentro de Necesidades corrientes de la vida. Se refiere a un material compuesto que facilita y simplifica las labores iniciales y el mantenimiento periódico del suelo en la horticultura orgánica. Está dirigido principalmente a usuarias de edad muy avanzada, muy jóvenes, con problemas de movilidad, o con problemas sensoriales/cognitivos. Como consecuencia, esta beneficiosa actividad resulta para estas personas más segura, productiva, accesible y satisfactoria, por lo que la tasa de abandono se reduce. Antecedentes de la invención La agricultura orgánica es un sistema de producción que trata de utilizar al máximo los recursos de la finca, dándole énfasis a la fertilidad del suelo y a la actividad biológica, y al mismo tiempo a minimizar el uso de los recursos no renovables, fertilizantes y plaguicidas sintéticos, para proteger el medio ambiente y la salud humana. (http://vvvvw.fao.org/3/ad818s/ad818s03.htrri) La RAE admite como sinónimos los términos "suelo" y "tierra" al hablar de agricultura, por lo que los usaremos indistintamente al referirnos al conjunto de materias orgánicas e inorgánicas de la superficie terrestre capaz de sostener vida vegetal. La horticultura es la agricultura que se refiere principalmente al cultivo de plantas anuales, aquellas que completan su ciclo vital en un solo año (hortalizas, cereales, etc) . Esta es la que pueden practicar mayoritariamente los usuarios a los que se dirige la presente invención, ya que es menos pesada. Los usuarios la practican con diferentes objetivos según sus necesidades y posibilidades, tanto para abastecerse a coste asequible de productos frescos y libres de tóxicos, como parte de su educación, y también para obtener beneficios físicos y mentales. La variedad y calidad de los beneficios que esta actividad tiene para las usuarias a los que se dirige el presente objeto de invención vienen muy bien descritos en la siguiente publicación: Terapia Hortícola-Horticultura Educativa Social y Terapéutica (https://www.imserso.es/InterPresent2/qroups/imserso/documents/binario/rap4afondol .pdf) . En él nos encontramos esta reflexión: "Ninguna ocupación cumple su objetivo a menos que el paciente reciba una satisfacción. tenga un significado para él. o suponga una diversión (Reilly. J. (s.f.) Gardening for Therapy. The Organic Way N°179 Magazine. Warwickshire: HDRA Henr y Doubleday Research Association ) ". Hace también referencia a los esfuerzos que son requeridos, por lo que, para este tipo de usuarias a los que se dirige el objeto de la presente invención recomienda la mediación de un monitor con conocimientos en horticultura y terapéutica. Pero a nivel particular no es habitual contar con el apoyo de un monitor para solucionar los problemas y las deficiencias que se presentarán, por lo que es preciso saber detectarlas y afrontarlas, o bien minimizar las deficiencias desde el principio mediante el uso de algún material como el presente objeto de invención. Es decir, a pesar de tratarse la horticultura, para los usuarios a los que se dirige la presente invención, de una actividad lúdica y/o terapéutica en muchos de los casos, estos usuarios se encuentran con que es necesario tener conocimientos de partida para desarrollarla satisfactoriamente, e incluso vigor o ayuda física, ya que requiere: - Preparación inicial mínima del terreno: Aireado, eliminación de hierbas, aporte de sustancias que equilibren y fertilicen el suelo, acolchado para protegerlo, y plantación con respeto de los marcos recomendados (Marco de plantación es la distancia recomendada entre plantas y también entre hileras de plantas) . - Mantenimiento mínimo: Necesitamos un riego adecuado y conocimientos para identificar si hay una deficiencia que precise ser erradicada o controlada, en cuyo caso se debe conocer la solución adecuada y prepararla si se dispone de los elementos naturales requeridos para elaborarla. Si no, deberá ser comprada. En algunos casos junto con los elementos necesarios para su aplicación. Para que esta sea correcta debe contarse con conocimientos, observando la proporción óptima dentro de los márgenes según las instrucciones del etiquetado, que al no estar obligado por ley a ser adecuado para personas con deficiencias visuales, puede no ser útil. Casi siempre requiere trabajo físico, y aunque se trata normalmente de materiales no tóxicos, en la mayoría ellos se incluye la recomendación de un manejo seguro y una exposición breve. De nuevo, por no ser bien legible el etiquetado, esa recomendación puede no ser observada. En muchos casos será necesario almacenar los sobrantes, ya que los formatos estándar tienden a ser voluminosos para ahorrar costes y llegan a ser de hasta 50 litros. Es decir, es muy difícil comprar solamente la cantidad exacta que se necesita. También requerirá gestionar los envases vacíos adecuadamente para el usuario y el medio ambiente. Enfocando ahora este proceso desde el punto de vista de un usuario de edad avanzada o una persona con problemas de movilidad o sensoriales/cognitivos, la dificultad para solucionar la deficiencia se multiplica, y muchas veces determina el abandono de tan beneficiosa actividad. El presente objeto de la invención busca mejorar el ejercicio autónomo de la horticultura orgánica, sin asistencia de monitores, que muchas veces son inexistentes en la zona del usuario o inaccesibles para él/ella. Con su uso se reduce desde el principio la cantidad de trabajos requeridos y la intensidad de los mismos, y también los materiales sobrantes. El resultado es esa ocupación de la que habla Reilly, en la que es mucho más probable que el usuario reciba esa satisfacción, ese significado, esa diversión, y también esa producción de alimentos buscada. La técnica actual cuenta con soluciones para todas las deficiencias que aparecen año tras año en la horticultura. Lo más habitual es que sean soluciones individuales para cada una de ellas. Pero también hay en el mercado sustratos, por ejemplo, con composiciones que corrigen varias deficiencias a la vez (fertilización-enriquecimiento del suelo y protección contra plagas, básicamente) . No conocemos ningún material que además de esto proteja del sol, mantenga la humedad y facilite el respeto a los marcos de plantación. Y tampoco conocemos en el estado de la técnica actual un material con estas propiedades pensado y dirigido específicamente al usuario con capacidades reducidas, y que, aportando tantos elementos, sea de tan fácil y descansada aplicación. Lo más similar que conocemos son las planchas 100% de fibra de coco, que no incorporan otros elementos y que no lleva impresos los marcos de plantación. La composición del presente objeto de invención incluye elementos accesibles, económicos y sostenibles. Explicación de la invención Las siguientes deficiencias o desequilibrios se presentan de forma habitual en horticultura, algunas de ellas varias veces al año, y son las que buscamos eliminar o minimizar para reducir esfuerzo y aumentar rendimiento: - Suelo compactado o mal aireado. - Con el fin de permitir que las raíces se desarrollen adecuadamente es necesario descompactarlo y airearlo para que el agua penetre decuadamente y no se produzcan encharcamientos. Se hace preferentemente de forma manual, ya que la maquinaria es pesada y entraña más peligros para el tipo de usuario al que se dirige la presente invención. Este trabajo requiere esfuerzo y vigor. Es de las labores más duras del huerto. Para evitar que se compacte de nuevo se puede aportar perlita o un material similar en las proporciones necesarias y de forma homogénea en la fase inicial de preparación del suelo. Se debe hacer con precaución por el polvo que desprende. La perlita se presenta habitualmente en envases de gran tamaño y debemos almacenar correctamente los sobrantes. El cartón-tierra incluye perlita en proporción adecuada y bien distribuida. No desprende polvo, y al favorecer el crecimiento de las raíces, estas también descompactan con más facilidad el terreno. - Presencia de hierbas adventicias.- Aparecerán si no se hace nada para evitarlo, compitiendo con nuestros cultivos y agotando los nutrientes del suelo. Lo ideal es actuar preventivamente y extender algún material de cobertura que impida el acceso de estas hierbas a la luz y les impida crecer. Los materiales de cobertura son de superficie amplia y poco peso, por lo que una simple brisa dificulta los trabajos. Si no se aplica esta cobertura, estas hierbas deberán ser arrancadas de forma regular. Ambas opciones se realizan de forma manual y requieren posturas incómodas prolongadas. Debemos asegurarnos de que no necesitamos aportar ningún otro material al suelo antes de colocar la cobertura, ya que si lo olvidamos tendremos que levantar la cobertura, aportar el material olvidado (muchos de los cuales el cartón-tierra ya incorpora) , y re-colocar la cobertura, un esfuerzo no menor. Las coberturas más utilizadas son el acolchado con paja, el plástico de polietileno negro y la malla anti-hierbas, también plástica, que se deshilacha fácilmente y que acaba contaminando el suelo. También existen la malla plástica que no se deshilacha, la malla compostable de papel orgánico, y otras innovaciones que buscan atajar este problema como hace el cartón-tierra, pero su precio impide que sean más utilizadas. Como cobertura, el acolchado con paja y restos vegetales arrancados es lo más similar al cartón-tierra, pero es más laborioso y difícil de manejar. Por otro lado no aporta al usuario el beneficio del marco de plantación que lleva impreso el presente objeto de invención, y aunque también acaba degradado e incorporado al terreno, no lo hace con la misma rapidez de fertilización que aportan el compost de alga, el humus y el guano, ni aporta el equilibrio de la tierra de diatomeas, ni la acción potenciadora y estimuladora del purín de ortigas. En todo caso se trata de técnicas complementarias, ya que el aprovechamiento de los restos vegetales de la huerta y jardín para acolchado puede hacerse igualmente, disponiendo esos restos encima del cartón-tierra ya de una forma más progresiva, sin cargar al usuario durante la preparación del terreno para cultivar. Las hierbas adventicias también se controlan mediante herramientas como las escardillas, azadas o una herramienta similar, con cuidado de no dañar los cultivos ni sus raíces, lo que no es siempre fácil de calcular. Requiere de nuevo de esfuerzo, paciencia y buena vista. El cartón-tierra, simplemente colocándolo sobre el terreno, imposibilita el acceso a la luz de las hierbas, las mata, e impide que crezcan otras nuevas, al menos con la vigorosidad que requerirían para llegar a convertirse en un mínimo problema para los cultivos. - Exceso de insolación. - El exceso de insolación es un gran enemigo de la actividad biológica que un suelo sano necesita. Ese daño es evitado mediante cobertura con los mismos materiales que extendemos una vez arrancadas las hierbas adventicias del punto anterior. El cartón-tierra protege el suelo de este exceso de insolación y de los cambios bruscos de temperatura, y retiene la humedad, en este caso por cobertura. - - Suelo que no retiene la humedad.- Los cultivos requieren mantener una humedad constante alrededor de sus raíces, pero no todos los suelos tienen igual eficacia en este aspecto, por lo que es recomendable aplicar vermiculita u otro material similar en las roporciones necesarias y de forma homogénea. Esta aportación se realizará preferentemente en la preparación inicial del suelo, para mezclar a conciencia. Así se evita que la vermiculita flote con las primeras lluvias y el riego, y se acumule en las zonas altas en perjuicio de su presencia en las intermedias y profundas, lo que eliminaría el efecto que buscamos. La vermiculita se presenta habitualmente en envases voluminosos y poco manejables, y debemos almacenar correctamente los sobrantes. El cartón-tierra incluye vermiculita en proporción adecuada y bien distribuida. - - Presencia de enfermedades y/o plagas.- Debe ser identificada correctamente por el usuario, o bien requerir asesoramiento para su identificación. Posteriormente se actuará contra ella elaborando algún remedio natural, si tenemos acceso a los componentes y conocimientos, o bien comprar uno industrial. Debemos almacenar correctamente los sobrantes, ya sean elaborados por nosotros o comprados. La mejor solución es la preventiva, manteniendo el suelo equilibrado con la aplicación inicial de sustancias que lo favorezcan, como la tierra de diatomeas, que mejora el complejo ácido húmico y actúa como fungicida y controlador de plagas; y el purín de ortigas, elementos estos que ya lleva incluidos el cartón-tierra en proporciones adecuadas. - - Falta de nutrientes.- Deberemos identificar correctamente qué nutriente es el que falta y aportar algún elemento que lo contenga o lo favorezca. Debemos almacenar los sobrantes correctamente. La mejor solución es de nuevo la preventiva, manteniendo el suelo equilibrado con la aplicación inicial de sustancias que lo favorezcan, como el guano, el compost de algas, el purín de ortigas y el humus de lombriz, que el cartón-tierra ya incorpora en proporciones adecuadas. - - Marco de plantación.- El no respetar este marco recomendado, específico para cada cultivo, impedirá tanto su acceso a los nutrientes y al agua que necesitan por unidad, como a la correcta aireación que previene de plagas y enfermedades. No conocemos en el mercado ninguna solución material que ayude a respetar este marco, y si no lo hacemos, los cultivos no prosperarán como queremos o desaprovecharemos el terreno. El cartón-tierra incluye como novedad el llevar impresos estos marcos de plantación óptimos, específicos para cada cultivo principal, e incluso los de sus cultivos en asociación recomendados, lo que maximiza el rendimiento. La probabilidad de éxito para un usuario como aquellos a los que se dirige el presente objeto de invención se reduce considerablemente cuando se encuentra con uno o varios de estos problemas. En menor medida sucede lo mismo con los principiantes, y en todo caso la continuidad que requiere esta actividad se vera afectada si no se dispone de una solución integral como la que aporta el cartón-tierra. El ahorro de tiempo, trabajo, dinero y materiales durante el proceso, así como durante el mantenimiento posterior que requiere el cultivo de una huerta, también contribuye al no abandono. De entre estas ventajas, la reducción en las necesidades de mantenimiento es una de las más valoradas. Para obtener una plancha estándar de cartón-tierra de 0, 60 m de largo x 0, 45 m de ancho (0, 27 m2) necesitamos los siguientes componentes, siempre de origen ecológico y preferentemente de proveedores de proximidad: 1. Una lámina de cartón ondulado de 0, 80 mm de espesor, de 0, 68 m de largo y de 0, 53 m de ancho. Llevará impresa: • Marco de plantación del cultivo principal que se haya elegido. Esto es, indicación impresa de dónde perforar para plantar cada unidad. • Dónde practicar perforaciones para aireación y riego. • Qué cultivo se recomienda asociar al principal y dónde perforar para plantarlo. • 4.Código QR con acceso a información variada en función de los grupos de personas usuarias, Así, para uso escolar habrá acceso a orígenes e historia del cultivo, distribución geométrica de sus partes, y otros datos que ayuden en la formación escolar. Para principiantes habrá enlace a vídeos explicativos del uso y recomendaciones de cultivo; y para usuarios con necesidades divergentes habrá información adaptada a cada una de estas necesidades, como por ejemplo videos con explicaciones específicas, planos más en detalle, volumen más alto, repetición de indicaciones, locuciones más pausadas, etc. 2. Una lámina de papel liner reciclado de 0, 10 mm de espesor 0, 60 m de largo x 0, 45 m de ancho 3. 0, 75 kg de mezcla homogénea según la siguiente composición tipo: COMPOST DE ALGAS......................0, 580 KG HUMUS DE LOMBRIZ............................0, 056 KG GUANO......................................................0, 012 KG TIERRA DE DIATOMEAS......................0, 012 KG VERMICULITA........................................0, 045 KG PERLITA..................................................0, 045 KG 4. Cola biodegradable. El cartón-tierra comprende estos elementos en un solo material compuesto y en las proporciones apropiadas. En el caso del componente "cartón", su uso no está unánimemente recomendado, como si sucede con los demás. Se le achaca: • Que no permite la correcta aireación.-En el caso del cartón-tierra se corrige a través de la impresión de los huecos a perforar recomendados con tal fin. • Que puede atraer a fauna perjudicial.- Lo que en el objeto de invención se evita o minimiza con el relleno de compost de algas y humus de lombriz, la impregnación en purín de ortiga y la incorporación de tierra de diatomeas, que controlan poblaciones perjudiciales que pudiesen convertirse en plaga y favorecen la estabilidad de organismos beneficiosos que dan salud al suelo de forma natural. El hecho de ser un soporte biodegradable y perfecto para ser impreso convierten al cartón en una envolvente idónea para contener al resto de componentes. Se trata además de un material económico que provendrá de residuos y subproductos de economía circular, lo que supone un beneficio para la sociedad. El resultado es una plancha estándar de cartón-tierra de 0, 88 kg, manejable y recortable, de 0, 60 m de largo x 0, 45 m de ancho (0, 27 m2) . El ancho habitual de un bancal que ha de ser trabajado desde ambos laterales es de 0, 80 m, pero para hacerlo más accesible a personas con capacidades limitadas, y también para niños, ese ancho se suele reducir hasta los 0, 60 m. De esta forma el centro del bancal o mesa de cultivo queda a 0, 30 m y es accesible desde ambos laterales con facilidad y sin posturas forzadas, incluso sin herramientas. En el supuesto de que este bancal o mesa sea de 0, 80 m de ancho, el usuario puede disponer las planchas en el otro sentido, cambiando ancho por largo; estando previsto que la información impresa siga siendo válida. Para la plantación, como ejemplo, en una mesa de cultivo elevada de 0, 60 m de ancho x 0, 90 m de largo, en la que habrá tierra de otros años y hierbas adventicias recubriéndola, se colocan directamente encima 2 planchas de cartón-tierra de 0, 60m x 0, 45m. Se pueden superponer tantos niveles de planchas de cartón-tierra como sea necesario hasta alcanzar el espesor buscado, o se estime necesario para corregir el estado inicial del suelo. No es necesario ni siquiera contar con suelo preexistente: basta con superponer un número suficiente de planchas de cartón-tierra. En este caso se recomienda que solo la plancha superior de cartón-tierra se coloque con el cartón impreso hacia arriba, invirtiendo el resto de las planchas y perforando todos los puntos impresos en las planchas inferiores antes de insertar las semillas o plantones en la superior. En todo caso, las hierbas tapadas quedan privadas de luz y acaban muriendo y convertidas en abono para los nuevos cultivos. El usuario puede esperar a que eso suceda o puede plantar inmediatamente. Para ello debe perforar los puntos indicados en la capa superior. A continuación deberá meter en esos huecos los plantones o las semillas con los cuidados habituales, y deberá regar periódicamente si no tiene un riego automatizado instalado. La humedad y la acción de las raíces de los nuevos cultivos irán desagregando la capa intermedia del cartón-tierra, a partir de las perforaciones, para que los nutrientes queden disponibles para las raíces a medida que estas se expanden y las plantas crecen. También se irá ablandando muy poco a poco la capa superior de cartón, que resistirá el tiempo suficiente como para dificultar que las hierbas adventicias lo traspasen desde abajo antes de morir, y que otras se instalen sobre esa capa superior. La capa inferior de liner se ablandará mucho antes y permitirá que las raíces de los nuevos cultivos, los únicos con acceso a luz solar, profundicen sin problema. Si procede, podemos sujetar el cartón-tierra al suelo mediante grapas de jardinería estándar o hechas por nosotros mismos, estaquillas o similar, o incluso usando algún elemento decorativo con un peso adecuado. Si la mesa tiene una superficie superior o inferior a los 0, 27 m2, o una forma diferente al cuadrangular, el cartón-tierra se puede recortar fácil y manualmente para ser adaptado. Los recortes sobrantes pueden ser distribuidos y aprovechados como abono en la propia mesa de cultivo. Se perforarán también con la misma facilidad los puntos intermedios entre plantas para airear el suelo y permitir el riego, si este se hace en superficie en lugar de instalar un riego por goteo o por cinta exudante, que es lo más apropiado. Finalmente se puede cubrir el cartón con una fina capa de tierra o paja si se quiere ocultar. Las ventajas que conlleva el material objeto de la invención son que aportará, desde el principio y con mínimo esfuerzo, elementos necesarios en proporciones ya calculadas y mezcladas a través de un sistema de aplicación tan simple como colocar una plancha biodegradable sobre el terreno de cultivo para dejar que la naturaleza siga su curso. De esta forma la plantación prosperará en un suelo equilibrado y fértil. Impedirá la proliferación masiva de hierbas adventicias, mantendrá la humedad, mejorará el drenaje y la incidencia de plagas o enfermedades, y protegerá el suelo del exceso de insolación o cambios de temperatura bruscos. Todo lo que los conocimientos del usuario y sus capacidades físicas y mentales le permitan haber elegido bien la ubicación de la plantación y los cultivos más apropiados, así como haber trabajado previamente la tierra, mejorará los resultados. Y todo esto sin haber necesitado comprar, cargar, manipular y aportar por separado los ocho elementos que contiene el cartón-tierra, sin haber necesitado cubrir o acolchar el terreno, y con la seguridad de que el marco de plantación es el decuado para el cultivo elegido. Incluso con recomendaciones sobre qué cultivo nos recomienda plantar junto con el principal que hayamos elegido, favoreciendo así la recomendada Asociación de cultivos (http://www.fao.org/31V5290S/v5290s35.htm) que optimiza el aprovechamiento del suelo. Si a esto le sumamos un riego automatizado, los trabajos y cuidados se reducen aún más, y permiten al usuario ausencias prolongadas o periodos de no atención por causa de sus dolencias, tratamientos, viajes, etc, sin que al retomar la práctica se encuentren los cultivos en tan mal estado como estarían de otra forma. Esto, en definitiva, les animará a continuar y será positivo para su salud física y mental. Esta ventaja la disfrutan también los escolares y sus monitores, ya que tras los periodos vacacionales, largos en algunos casos, se encontrarán las zonas de cultivo en mucha mejor disposición de ser trabajadas de nuevo. Este proceso es idéntico si se cultiva directamente sobre el terreno, con independencia de la extensión y la forma. Y es aplicable al cultivo en macetas. La mezcla comprendida en la capa intermedia del presente objeto de invención podrá variar según varios factores. Por ejemplo, para aquellos usuarios que cuenten con un suelo con un pH más alcalino habrá modelos que sustituyan o reduzcan el porcentaje del compost de algas en favor de otro elemento más apropiado. Con el objetivo de educar y favorecer la rotación de cultivos, también recomendada por la FAO (http://www.fao.org/familyfarming/detailies/c/415583/) , cada plancha llevará indicada la familia de cultivos que se recomienda plantar en ese mismo lugar al año siguiente. Y si fuese necesario mejorar más el suelo o conseguir más profundidad del mismo, el cartón-tierra se repone al año siguiente encima de la tierra en la que se ha convertido la plancha del año anterior. Realización preferente de la invención 1. Sobre un molde rígido, plano y limpio de 0, 60 m de largo x 0, 45 m de ancho, con sus bordes laterales elevados 4, 00 cm, se extiende el cartón que hará de capa superior y cubrirá los laterales. 2. En cada uno de los lados del soporte deben elevarse, bien pegados al borde, 4, 00 cm del cartón, de los que 2, 50 cm se solaparán finalmente a la capa superior de papel liner para pegarse mediante materiales biodegradables. 3. Se extiende de forma homogénea sobre el papel los 0, 75 kg de la mezcla indicada, suficiente para alcanzar un espesor de 1, 40 cm sobre el cartón. 4. Se cubre la mezcla con el papel y se prensa ligeramente, dejando a la vista por cada lateral 2, 50 cm de cartón para solapar sobre el papel. 5. Se solapa el cartón sobre el papel y se pega con la cola biodegradable. 6. Se impregnan las capas superior e inferior con purín de ortiga pulverizado y se deja secar. El peso total de la plancha de 0, 27 m2 es de 0, 88 kg, un peso que guarda equilibrio entre la rigidez que requiere la plancha y la facilidad de manejo que se busca para el usuario objetivo.
+ ES-2923946_A1 CARTÓN-TIERRA SECTOR DE LA TÉCNICA La presente invención pertenece al sector de la Tecnología ambiental, concretamente a la horticultura, encuadrada dentro de Necesidades corrientes de la vida. Se refiere a un material compuesto que facilita y simplifica las labores iniciales y el mantenimiento periódico del suelo en la horticultura orgánica. Está dirigido principalmente a usuarios de edad muy avanzada, muy jóvenes, con problemas de movilidad, o con problemas sensoriales/cognitivos. Como consecuencia, esta beneficiosa actividad resulta para estas personas más segura, productiva, accesible y satisfactoria, por lo que la tasa de abandono se reduce. ANTECEDENTES DE LA INVENCIÓN La agricultura orgánica es un sistema de producción que trata de utilizar al máximo los recursos de la finca, dándole énfasis a la fertilidad del suelo y a la actividad biológica, y al mismo tiempo a minimizar el uso de los recursos no renovables, fertilizantes y plaguicidas sintéticos, para proteger el medio ambiente y la salud humana. http://www.fao.org/3Zad818s/ad818s03.htm. La RAE admite como sinónimos los términos "suelo" y "tierra" al hablar de agricultura, por lo que los usaremos indistintamente al referirnos al conjunto de materias orgánicas e inorgánicas de la superficie terrestre capaz de sostener vida vegetal. La horticultura es la agricultura que se refiere principalmente al cultivo de plantas anuales, aquellas que completan su ciclo vital en un solo año (hortalizas, cereales, etc) . Esta es la que pueden practicar mayoritariamente los usuarios a los que se dirige la presente invención, ya que es menos pesada. Los usuarios la practican con diferentes objetivos según sus necesidades y posibilidades, tanto para abastecerse a coste asequible de productos frescos y libres de tóxicos, como parte de su educación, y también para obtener beneficios físicos y mentales. La variedad y calidad de los beneficios que esta actividad tiene para los usuarios a los que se dirige el presente objeto de invención vienen muy bien descritos en la siguiente publicación: Terapia Hortícola-Horticultura Educativa Social y Terapéutica (https://www.imserso.es/InterPresent2/groups/imserso/documents/binario/rap4afondo1. pdf) En él nos encontramos esta reflexión: "Ninguna ocupación cumple su objetivo a menos que el paciente reciba una satisfacción, tenga un significado para él, o suponga una diversión (Reilly, J. (s.f.) Gardening for Therapy. The Organic Way N°179 Magazine. Warwickshire: HDRA Henr y Doubleday Research Association ) . Hace también referencia a los esfuerzos que son requeridos, por lo que, para este tipo de usuarios a los que se dirige el objeto de la presente invención recomienda la mediación de un monitor con conocimientos en horticultura y terapéutica. Pero a nivel particular no es habitual contar con el apoyo de un monitor para solucionar los problemas y las deficiencias que se presentarán, por lo que es preciso saber detectarlas y afrontarlas, o bien minimizar las deficiencias desde el principio mediante el uso de algún material como el presente objeto de invención. Es decir, a pesar de tratarse la horticultura, para los usuarios a los que se dirige la presente invención, de una actividad lúdica y/o terapéutica en muchos de los casos, estos usuarios se encuentran con que es necesario tener conocimientos de partida para desarrollarla satisfactoriamente, e incluso vigor o ayuda física, ya que requiere: - Preparación inicial mínima del terreno: Aireado, eliminación de hierbas, aporte de sustancias que equilibren y fertilicen el suelo, acolchado para protegerlo, y plantación con respeto de los marcos recomendados (Marco de plantación es la distancia recomendada entre plantas y también entre hileras de plantas) . - Mantenimiento mínimo: Necesitamos un riego adecuado y conocimientos para identificar si hay una deficiencia que precise ser erradicada o controlada, en cuyo caso se debe conocer la solución adecuada y prepararla si se dispone de los elementos naturales requeridos para elaborarla. Si no, deberá ser comprada. En algunos casos junto con los elementos necesarios para su aplicación. Para que esta sea correcta debe contarse con conocimientos, observando la proporción óptima dentro de los márgenes según las instrucciones del etiquetado, que al no estar obligado por ley a ser adecuado para personas con deficiencias visuales, puede no ser útil. Casi siempre requiere trabajo físico, y aunque se trata normalmente de materiales no tóxicos, en la mayoría ellos se incluye la recomendación de un manejo seguro y una exposición breve. De nuevo, por o ser bien legible el etiquetado, esa recomendación puede no ser observada. En muchos casos será necesario almacenar los sobrantes, ya que los formatos estándar tienden a ser voluminosos para ahorrar costes y llegan a ser de hasta 50 litros. Es decir, es muy difícil comprar solamente la cantidad exacta que se necesita. También requerirá gestionar los envases vacíos adecuadamente para el usuario y el medio ambiente. Enfocando ahora este proceso desde el punto de vista de un usuario de edad avanzada o una persona con problemas de movilidad o sensoriales/cognitivos, la dificultad para solucionar la deficiencia se multiplica, y muchas veces determina el abandono de tan beneficiosa actividad. El presente objeto de la invención busca mejorar el ejercicio autónomo de la horticultura orgánica, sin asistencia de monitores, que muchas veces son inexistentes en la zona del usuario o inaccesibles para él/ella. Con su uso se reduce desde el principio la cantidad de trabajos requeridos y la intensidad de los mismos, y también los materiales sobrantes. El resultado es esa ocupación de la que habla Reilly, en la que es mucho más probable que el usuario reciba esa satisfacción, ese significado, esa diversión, y también esa producción de alimentos buscada. La técnica actual cuenta con soluciones para todas las deficiencias que aparecen año tras año en la horticultura. Lo más habitual es que sean soluciones individuales para cada una de ellas. Pero también hay en el mercado sustratos, por ejemplo, con composiciones que corrigen varias deficiencias a la vez (fertilización-enriquecimiento del suelo y protección contra plagas, básicamente) . No conocemos ningún material que además de esto proteja del sol, mantenga la humedad y facilite el respeto a los marcos de plantación. Y tampoco conocemos en el estado de la técnica actual un material con estas propiedades pensado y dirigido específicamente al usuario con capacidades reducidas, y que, aportando tantos elementos, sea de tan fácil y descansada aplicación. Lo más similar que conocemos son las planchas 100% de fibra de coco, que no incorporan otros elementos y que no lleva impresos los marcos de plantación. La composición del presente objeto de invención incluye elementos accesibles, económicos y sostenibles. EXPLICACIÓN DE LA INVENCIÓN Las siguientes deficiencias o desequilibrios se presentan de forma habitual en horticultura, algunas de ellas varias veces al año, y son las que buscamos eliminar o minimizar para reducir esfuerzo y aumentar rendimiento: - Suelo compactado o mal aireado.- Con el fin de permitir que las raíces se desarrollen adecuadamente es necesario descompactarlo y airearlo para que el agua penetre adecuadamente y no se produzcan encharcamientos. Se hace preferentemente de forma manual, ya que la maquinaria es pesada y entraña más peligros para el tipo de usuario al que se dirige la presente invención. Este trabajo requiere esfuerzo y vigor. Es de las labores más duras del huerto. Para evitar que se compacte de nuevo se puede aportar perlita o un material similar en las proporciones necesarias y de forma homogénea en la fase inicial de preparación del suelo. Se debe hacer con precaución por el polvo que desprende. La perlita se presenta habitualmente en envases de gran tamaño y debemos almacenar correctamente los sobrantes. El cartón-tierra incluye perlita en proporción adecuada y bien distribuida. No desprende polvo, y al favorecer el crecimiento de las raíces, estas también descompactan con más facilidad el terreno. - Presencia de hierbas adventicias.- Aparecerán si no se hace nada para evitarlo, compitiendo con nuestros cultivos y agotando los nutrientes del suelo. Lo ideal es actuar preventivamente y extender algún material de cobertura que impida el acceso de estas hierbas a la luz y les impida crecer. Los materiales de cobertura son de superficie amplia y poco peso, por lo que una simple brisa dificulta los trabajos. Si no se aplica esta cobertura, estas hierbas deberán ser arrancadas de forma regular. Ambas opciones se realizan de forma manual y requieren posturas incómodas prolongadas. Debemos asegurarnos de que no necesitamos aportar ningún otro material al suelo antes de colocar la cobertura, ya que si lo olvidamos tendremos que levantar la cobertura, aportar el material olvidado (muchos de los cuales el cartón-tierra ya incorpora) , y re-colocar la cobertura, un esfuerzo no menor. Las coberturas más utilizadas son el acolchado con paja, el plástico de polietileno negro y la malla anti-hierbas, también plástica, que se deshilacha fácilmente y que acaba contaminando el suelo. También existen la malla plástica que no se deshilacha, la malla compostable de papel orgánico, y otras innovaciones que buscan atajar este problema como hace el cartón-tierra, pero su precio impide que sean más utilizadas. Como cobertura, el acolchado con paja y restos egetales arrancados es lo más similar al cartón-tierra, pero es más laborioso y difícil de manejar. Por otro lado no aporta al usuario el beneficio del marco de plantación que lleva impreso el presente objeto de invención, y aunque también acaba compostado e incorporado al terreno, no lo hace con la misma rapidez de fertilización que aportan el compost de alga, el humus y el guano, ni aporta el equilibrio de la tierra de diatomeas, ni la acción potenciadora y estimuladora del purín de ortigas. En todo caso se trata de técnicas complementarias, ya que el aprovechamiento de los restos vegetales de la huerta y jardín para acolchado puede hacerse igualmente, disponiendo esos restos encima del cartón tierra ya de una forma más progresiva, sin cargar al usuario durante la preparación del terreno para cultivar. Las hierbas adventicias también se controlan mediante herramientas como las escardillas, azadas o una herramienta similar, con cuidado de no dañar los cultivos ni sus raíces, lo que no es siempre fácil de calcular. Requiere de nuevo de esfuerzo, paciencia y buena vista. El cartón tierra, simplemente colocándolo sobre el terreno, imposibilita el acceso a la luz de las hierbas, las mata, e impide que crezcan otras nuevas, al menos con la vigorosidad que requerirían para llegar a convertirse en un mínimo problema para los cultivos. - Exceso de insolación.- El exceso de insolación es un gran enemigo de la actividad biológica que un suelo sano necesita. Ese daño es evitado mediante cobertura con los mismos materiales que extendemos una vez arrancadas las hierbas adventicias del punto anterior. El cartón-tierra protege el suelo de este exceso de insolación y de los cambios bruscos de temperatura, y retiene la humedad, en este caso por cobertura. - Suelo que no retiene la humedad.- Los cultivos requieren mantener una humedad constante alrededor de sus raíces, pero no todos los suelos tienen igual eficacia en este aspecto, por lo que es recomendable aplicar vermiculita u otro material similar en las proporciones necesarias y de forma homogénea. Esta aportación se realizará preferentemente en la preparación inicial del suelo, para mezclar a conciencia. Así se evita que la vermiculita flote con las primeras lluvias y el riego, y se acumule en las zonas bajas mientras desaparece en las elevadas, lo que eliminaría el efecto que buscamos. La vermiculita se presenta habitualmente en envases voluminosos y poco manejables, y debemos almacenar correctamente los sobrantes. El cartón-tierra incluye vermiculita en proporción adecuada y bien distribuida. - Presencia de enfermedades y/o plagas.- Debe ser identificada correctamente por el usuario, o bien requerir asesoramiento para su identificación. Posteriormente se actuará ontra ella elaborando algún remedio natural, si tenemos acceso a los componentes y conocimientos, o bien comprar uno industrial. Debemos almacenar correctamente los sobrantes, ya sean elaborados por nosotros o comprados. La mejor solución es la preventiva, manteniendo el suelo equilibrado con la aplicación inicial de sustancias que lo favorezcan, como la tierra de diatomeas, que mejora el complejo ácido húmico y actúa como fungicida y controlador de plagas; y el purín de ortigas, elementos estos que ya lleva incluidos el cartón-tierra en proporciones adecuadas. - Falta de nutrientes.- Deberemos identificar correctamente qué nutriente es el que falta y aportar algún elemento que lo contenga o lo favorezca. Debemos almacenar los sobrantes correctamente. La mejor solución es de nuevo la preventiva, manteniendo el suelo equilibrado con la aplicación inicial de sustancias que lo favorezcan, como el guano, el compost de algas, el purín de ortigas y el humus de lombriz, que el cartóntierra ya incorpora en proporciones adecuadas. - Marco de plantación.- El no respetar este marco recomendado, específico para cada cultivo, impedirá tanto su acceso a los nutrientes y al agua que necesitan por unidad, como a la correcta aireación que previene de plagas y enfermedades. No conocemos en el mercado ninguna solución material que ayude a respetar este marco, y si no lo hacemos, los cultivos no prosperarán como queremos o desaprovecharemos el terreno. El cartón-tierra incluye como novedad el llevar impresos estos marcos de plantación óptimos, específicos para cada cultivo principal, e incluso los de sus cultivos en asociación recomendados, lo que maximiza el rendimiento. La probabilidad de éxito para un usuario como aquellos a los que se dirige el presente objeto de invención se reduce considerablemente cuando se encuentra con uno o varios de estos problemas. En menor medida sucede lo mismo con los principiantes, y en todo caso la continuidad que requiere esta actividad se vera afectada si no se dispone de una solución integral como la que aporta el cartón-tierra. El ahorro de tiempo, trabajo, dinero y materiales durante el proceso, así como durante el mantenimiento posterior que requiere el cultivo de una huerta, también contribuye al no abandono. De entre estas ventajas, la reducción en las necesidades de mantenimiento es una de las más valoradas. Para obtener una plancha estándar de cartón-tierra de 0, 80 m de largo x 0, 60 m de ncho (0, 48 m2) necesitamos los siguientes componentes, siempre de origen ecológico y preferentemente de proveedores de proximidad: 1. Una cubierta de cartón ondulado de 0, 80 mm de espesor, de 0, 80 m de largo y de 0, 60 m de ancho. Llevará impresa: 1. Marco de plantación del cultivo principal que se haya elegido. Esto es, indicación impresa de dónde perforar para plantar cada unidad. 2. Dónde practicar perforaciones para aireación y riego. 3. Qué cultivo se recomienda asociar al principal y dónde perforar para plantarlo. 4. 2. Una lámina de papel liner reciclado de 0, 10 mm de espesor 0, 88 m de largo x 0, 68 m de ancho 3. 0, 684 kg de mezcla homogénea según la siguiente composición tipo: COMPOST DE ALGAS...........0, 528 KG HUMUS DE LOMBRIZ...........0, 048 KG GUANO...........................................0, 013 KG TIERRA DE DIATOMEAS......0, 013 KG VERMICULITA..............................0, 041 KG PERLITA..........................................0, 041 KG 4. Cola biodegradable. El cartón-tierra comprende estos elementos en un solo material compuesto y en las proporciones apropiadas. En el caso del componente "cartón", su uso no está unánimemente recomendado, como si sucede con los demás. Se le achaca: • Que no permite la correcta aireación.-En el caso del cartón-tierra se corrige a través de la impresión de los huecos a perforar ecomendados con tal fin. • Que puede atraer a fauna perjudicial.- Lo que en el objeto de invención se se evita o minimiza con el relleno de compost de algas y humus de lombriz, la impregnación en purín de ortiga y la incorporación de tierra de diatomeas, que controlan poblaciones perjudiciales que pudiesen convertirse en plaga y favorecen la estabilidad de organismos beneficiosos que dan salud al suelo de forma natural. El hecho de ser un soporte compostable y perfecto para ser impreso convierten al cartón en una envolvente idónea para contener al resto de componentes. Se trata además de un material económico que provendrá de residuos de economía circular, lo que supone un beneficio para la sociedad. El resultado es una plancha estándar de cartón-tierra de 0, 450 kg, manejable y recortable, de 0, 80 m de largo x 0, 60 m de ancho (0, 48 m2) . El ancho habitual de un bancal que ha de ser trabajado desde ambos laterales es de 0, 80 m, pero para hacerlo más accesible a personas con capacidades limitadas, y también para niños, ese ancho se suele reducir hasta los 0, 60 m. De esta forma el centro del bancal o mesa de cultivo queda a 0, 30 m y es accesible desde ambos laterales con facilidad y sin posturas forzadas, incluso sin herramientas. En el supuesto de que este bancal o mesa sea de 0, 80 m de ancho, el usuario puede disponer las planchas en el otro sentido, cambiando ancho por largo; estando previsto que la información impresa siga siendo válida. Para la plantación, como ejemplo, en una mesa de cultivo elevada de 0, 60 m de ancho x 0, 80 m de largo, en la que habrá tierra de otros años y hierbas adventicias recubriendo esa tierra, muy habitual en usuarios con problemas de movilidad, escolares, etc, se colocan, según el espesor buscado, una, dos o tres planchas de cartón-tierra de esas mismas dimensiones. Se pueden superponer tantas planchas de cartón-tierra como sea necesario hasta alcanzar el espesor buscado o se estime necesario para corregir el estado inicial del suelo. No es necesario ni siquiera contar con suelo preexistente: basta con superponer un número suficiente de planchas de cartón-tierra. En este caso se recomienda que solo la plancha superior de cartón tierra se coloque con el cartón mpreso hacia arriba, invirtiendo el resto de las planchas y perforando todos los puntos impresos en las planchas inferiores antes de insertar las semillas o plantones en la superior. En todo caso, las hierbas tapadas quedan privadas de luz y acaban muriendo y convertidas en abono para los nuevos cultivos. El usuario puede esperar a que eso suceda o puede plantar inmediatamente. Para ello debe perforar los puntos indicados en la capa superior. A continuación deberá meter en esos huecos los plantones o las semillas con los cuidados habituales, y deberá regar periódicamente si no tiene un riego automatizado instalado. La humedad y la acción de las raíces de los nuevos cultivos irán desagregando la capa intermedia del cartón-tierra, a partir de las perforaciones, para que los nutrientes queden disponibles para las raíces a medida que estas se expanden y las plantas crecen. También se irá ablandando muy poco a poco la capa superior de cartón, que resistirá el tiempo suficiente como para impedir que las hierbas adventicias lo traspasen desde abajo antes de morir, y para impedir que otras se instalen sobre esa capa superior. La capa inferior de liner se ablandará mucho antes y permitirá que las raíces de los nuevos cultivos, los únicos con acceso a luz solar, profundicen sin problema. Si procede, podemos sujetar el cartón-tierra al suelo mediante grapas de jardinería estándar o hechas por nosotros mismos, estaquillas o similar, o incluso usando algún elemento decorativo con un peso adecuado. Si la mesa tiene una superficie superior o inferior a los 0, 48 m2, o una forma diferente al cuadrangular, el cartón tierra se puede recortar fácil y manualmente para ser adaptado. Los recortes sobrantes pueden ser distribuidos y aprovechados como abono en la propia mesa de cultivo. Se perforarán también con la misma facilidad los puntos intermedios entre plantas para airear el suelo y permitir el riego, si este se hace en superficie en lugar de instalar un riego por goteo o por cinta exudante, que es lo más apropiado. Finalmente se puede cubrir el cartón con una fina capa de tierra o paja si se quiere ocultar. Las ventajas que conlleva el material objeto de la invención son que aportará, desde el principio y con mínimo esfuerzo, elementos necesarios en proporciones ya calculadas y mezcladas a través de un sistema de aplicación tan simple como colocar una plancha bio degradable sobre el terreno de cultivo para dejar que la naturaleza siga su curso. De esta forma la plantación prosperará en un suelo equilibrado y fértil. Impedirá la proliferación masiva de hierbas adventicias, mantendrá la humedad, mejorará el drenaje y la incidencia de plagas o enfermedades, y protegerá el suelo del exceso de insolación o cambios de temperatura bruscos. Todo lo que los conocimientos del usuario y sus capacidades físicas y mentales le permitan haber elegido bien la ubicación de la lantación y los cultivos más apropiados, así como haber trabajado previamente la tierra, mejorará los resultados. Y todo esto sin haber necesitado comprar, cargar, manipular y aportar por separado los ocho elementos que contiene el cartón tierra, sin haber necesitado cubrir o acolchar el terreno, y con la seguridad de que el marco de plantación es el adecuado para el cultivo elegido. Incluso con recomendaciones sobre qué cultivo nos recomienda plantar junto con el principal que hayamos elegido, favoreciendo así la recomendada Asociación de cultivos (http://www.fao.org/3ZV5290S/v5290s35.htm) que optimiza el aprovechamiento del suelo. Si a esto le sumamos un riego automatizado, los trabajos y cuidados se reducen aún más, y permiten al usuario ausencias prolongadas o periodos de no atención por causa de sus dolencias, tratamientos, viajes, etc, sin que al retomar la práctica se encuentren los cultivos en tan mal estado como estarían de otra forma. Esto, en definitiva, les animará a continuar y será positivo para su salud física y mental. Esta ventaja la disfrutan también los escolares y sus monitores, ya que tras los periodos vacacionales, largos en algunos casos, se encontrarán las zonas de cultivo en mucha mejor disposición de ser trabajadas de nuevo. Este proceso es idéntico si se cultiva directamente sobre el terreno, con independencia de la extensión y la forma. Y es aplicable al cultivo en macetas. La mezcla comprendida en la capa intermedia del presente objeto de invención podrá variar según varios factores. Por ejemplo, para aquellos usuarios que cuenten con un suelo con un pH más alcalino habrá modelos que sustituyan o reduzcan el porcentaje del compost de algas en favor de otro elemento más apropiado. Con el objetivo de educar y favorecer la rotación de cultivos, también recomendada por la FAO (http://www.fao.org/family-farming/detail/es/c/415583/) , cada plancha llevará indicada la familia de cultivos que se recomienda plantar en ese mismo lugar al año siguiente. Y si fuese necesario mejorar más el suelo o conseguir más profundidad del mismo, el cartóntierra se repone al año siguiente encima de la tierra en la que se ha convertido la plancha del año anterior. REALIZACIÓN PREFERENTE DE LA INVENCIÓN 1. Sobre un molde rígido, plano y limpio de 0, 80 m de largo x 0, 60 m de ancho, con sus bordes laterales elevados 4, 00 cm, se extiende el papel liner que hará de capa inferior cubrirá los laterales. 2. En cada uno de los lados del soporte deben elevarse, bien pegados al borde, 4, 00 cm del papel liner, de los que 2, 50 cm se solaparán finalmente a la capa superior de cartón para pegarse mediante materiales biodegradables. 3. Se extiende de forma homogénea sobre el papel los 0, 684 kg de la mezcla indicada, suficiente para alcanzar un espesor de 1, 40 cm sobre el papel liner. 4. Se cubre la mezcla con el cartón y se prensa ligeramente, dejando a la vista por cada lateral 2, 50 cm de papel liner para solapar sobre dicho cartón. 5. Se solapa el papel sobre el cartón y se pega con la cola biodegradable. 6. Se impregnan las capas superior e inferior con purín de ortiga pulverizado y se deja secar. El peso total de la plancha, de 0, 48 m2, es inferior a los 0, 80 kg; un peso que guarda equilibrio entre la rigidez que requiere la plancha y la facilidad de manejo que se busca para el usuario objetivo.

Publicaciones:
ES2923946 (03/10/2022) - A1 Solicitud de patente con informe sobre el estado de la técnica
ES2923946 (05/05/2023) - B2 Patente de invención con examen
Eventos:
En fecha 16/03/2021 se realizó Registro Instancia de Solicitud
En fecha 16/03/2021 se realizó Admisión a Trámite
En fecha 16/03/2021 se realizó 1001P_Comunicación Admisión a Trámite
En fecha 17/03/2021 se realizó Superado examen de oficio
En fecha 15/12/2021 se realizó Realizado IET
En fecha 17/12/2021 se realizó 1109P_Comunicación Traslado del IET
En fecha 03/10/2022 se realizó Publicación Solicitud
En fecha 03/10/2022 se realizó Publicación Folleto Solicitud con IET (A1)
En fecha 02/01/2023 se realizó 5215P_Observaciones del solicitante al IET, Opinión Escrita y/o alegaciones a observaciones de terceros
En fecha 24/01/2023 se realizó Validación petición y/o pago de examen sustantivo conforme
En fecha 19/04/2023 se realizó No existen objeciones a la concesión de la solicitud
En fecha 19/04/2023 se realizó Finalización de Examen Sustantivo
En fecha 19/04/2023 se realizó 6121P_Comunicación finalización de examen sustantivo
En fecha 25/04/2023 se realizó Publicación finalización de examen sustantivo
En fecha 26/04/2023 se realizó Concesión con examen sustantivo
En fecha 26/04/2023 se realizó Entrega título
En fecha 26/04/2023 se realizó 6125P_Notificación de concesión con examen sustantivo
En fecha 05/05/2023 se realizó Publicación concesión Patente
En fecha 05/05/2023 se realizó Publicación Folleto Concesión
En fecha 06/11/2023 se realizó Plazo expirado presentación de oposiciones contra la concesión de la Patente
Pagos:
12/03/2021 - Pago Tasas IET
06/06/2023 - Pago 03 Anualidad
27/05/2024 - Pago 04 Anualidad

Fuente de la información

Parte de la información aquí publicada es pública puesto que ha sido obtenida de la Oficina de Propiedad Industrial de los diferentes países el 19/06/2024 y por lo tanto puede ser que la información no esté actualizada.

Parte de la información aquí mostrada ha sido calculada por nuestro sistema informático y puede no ser veraz.

Privacidad

Si considera que al información aquí publicada afecta a su privacidad y desea que eliminemos la información aquí publicada envíe un email a info@patentes-y-marcas.com o rellene el formulario que encontrará aquí.

Información sobre el registro de patente nacional por CARTÓN-TIERRA con el número P202130229

El registro de patente nacional por CARTÓN-TIERRA con el número P202130229 fue solicitada el 16/03/2021. Se trata de un registro en España por lo que este registro no ofrece protección en el resto de países. El registro CARTÓN-TIERRA con el número P202130229 fue solicitada por CARLOS OTERO ESMORÍS. El registro [modality] por CARTÓN-TIERRA con el número P202130229 está clasificado como A01C 1/04 según la clasificación internacional de patentes.

Otras invenciones solicitadas en la clasificación internacional de patentes A01C 1/04.

Es posible conocer invenciones similares al campo de la técnica se refiere. El registro de patente nacional por CARTÓN-TIERRA con el número P202130229 está clasificado con la clasificación A01C 1/04 por lo que si se desea conocer más registros con la clasificación A01C 1/04 clicar aquí.

Patentes en España

Es posible conocer todas las invenciones publicadas en España entre las que se encuentra el registro patente nacional por CARTÓN-TIERRA. Nuestro portal www.patentes-y-marcas.com ofrece acceso a las publicaciones de patentes en España. Conocer las patentes registradas en un país es importante para saber las posibilidades de fabricar, vender o explotar una invención en España.

Patentes registradas en la clase A

Es posible conocer todas las patentes registradas en la clase A (NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA) entre las que se encuentra la patente CARTÓN-TIERRA con el número P202130229. Conocer las patentes registradas en una clase es importante para saber las posibilidades de registrar una patente en esa misma clase.

Patentes registradas en la clase A01

Es posible conocer todas las patentes registradas en la clase A01 (AGRICULTURA; SILVICULTURA; CRIA; CAZA; CAPTURA; PESCA) entre las que se encuentra la patente CARTÓN-TIERRA con el número P202130229. Conocer las patentes registradas en una clase es importante para saber las posibilidades de registrar una patente en esa misma clase.

Patentes registradas en la clase A01C

Es posible conocer todas las patentes registradas en la clase A01C (PLANTACION; SIEMBRA; FERTILIZACION) entre las que se encuentra la patente CARTÓN-TIERRA con el número P202130229. Conocer las patentes registradas en una clase es importante para saber las posibilidades de registrar una patente en esa misma clase.

¿Tienes alguna duda?
Escribe tu consulta y te responderemos rápida y gratuitamente.

Profesionales Recomendados

Facts