¿Cómo amortizar una patente?

2019-05-23 11:11:51
Archivado como: Sin categoría

Las patentes son activos y como todos los activos, las patentes se pueden amortizar. En este post os explicaremos cómo amortizar un registro de patente según un método científico y siempre según la ley actual así como cuáles son las ventajas e inconvenientes de amortizar una patente o modelo de utilidad.

amortizar una patente

Concretamente, una patente es un activo fijo puesto que es un bien duradero en el tiempo y en principio no está pensado para ser vendido sino explotado por la  propia empresa. Los activos fijos como las patentes o los modelos de utilidad si bien son duraderos tienen una vida delimitada en el tiempo. Concretamente, una patente tiene una vigencia máxima de 20 años y un modelo de utilidad tiene una vigencia máxima de 10 años. A partir del vencimiento de una patente, la invención protegida por la patente deja de estarlo y pasa a ser dominio público con lo que el valor de la patente es cero a partir de la fecha de su vencimiento.

La depreciación de una patente también puede verse afectada por la evolución del sector tecnológico donde se encuadre. Por ejemplo si una patente protege un tipo de energía basada en un combustible fósil, es probable que en unos años dicha tecnología ya no genere interés en los usuarios y consecuentemente la patente que protege dicha tecnología pierda valor.

Si somos estrictos en cuanto a las palabras utilizadas, la patente y el modelo de utilidad, al ser un activo intangible no se deprecian sino que se amortizan. Sólo los activos fijos tangibles se deprecian.

 

Qué significa amortizar una patente?

Amortizar una patente significa reflejar en los balances de contabilidad de una empresa la pérdida de valor de los activos intangibles. Este reflejo en los estados financieros de la empresa sin duda son atractivos para el beneficiario fiscal al ser una herramienta para reducir el impuesto sobre sociedades.

 

Calcular la amortización de patentes

Para calcular la amortización de una patente en primer lugar debemos establecer el precio de adquisición de la patente. El valor de una patente es difícil de calcular puesto que la adquisición de una patente se realiza mediante un proceso largo y costoso que incluye varias etapas. Los costes más habituales relacionados con la adquisición de una patente son; el coste de solicitud de la patente en las diferentes Oficinas de Patentes, el coste de examen de la patente por parte de las diferentes Oficinas de Patentes, el coste de contestación a las objeciones emitidas, el coste de los derechos de concesión y finalmente el coste de mantenimiento de la patente durante los años de vida de la misma.

Otra variable a tener en cuenta para el cálculo de la amortización de una patente es la vida últil de la misma. La vida útil de un activo intangible, como una patente, también es difícil de determinar. Si nos fijamos en lo que establece la ley, la vida de una patente es de 20 años. No obstante, la realidad nos dice que la vida útil de una patente son unos 7-8 años momento en el que el mercado ya no entiende el producto protegido como interesante al existir productos alternativos accesibles a menor precio en el comercio. Sólo las patentes farmacéuticas exitosas agotan los 20 años de vida.

Otra variable es el valor remanente de la patente una vez esta ha llegado al fin de su vida. Las patentes cuando llegan al fin de su vida legal dejan de tener valor por definición. Una patente o un modelo de utilidad es un derecho limitado en el tiempo que deja de existir cuando se agota la vida legal de 20 o 10 años. Nadie estará interesado en adquirir una patente caducada puesto que la patente caducada ya no ofrece derechos a su propietario.

Por último hay que escoger la fórmula de cálculo a utilizar en la amortización de una patente.

Existen diferentes métodos para calcular la amortización de una patente tal como el método lineal donde cada año durante la vida del intangible se amortizará el mismo importe.

Son los economistas ayudados por los agentes de la propiedad industrial los profesionales especialistas en calcular la amortización de una patente. Volartpons es una agencia de propiedad industrial especializada en el cálculo de amortizaciones de patentes.

 

Registrar la amortización en los estados financieros

El registro de la amortización de un bien en os estados financieros es habitual que sea el centro de una auditoría contable al ser un registro inusual y de valor subjetivo. Una auditoría contable trata de comprobar que todos los registros en los balances contables de una empresa se ajusten a la realidad y cumplan la norma jurídica aplicable. La amortización de una patente al ser un apunte subjetivo siempre genera opiniones diversas.

Hay que tener en cuenta que el código de comercio así como la ley de sociedades de capital aplicable se actualiza de manera periódica tal y como se publicad en el BOE.

 

Amortizar una marca registrada

Las marcas registradas también son un activo intangible y como tal también se puede amortizar. En otro artículo explicaremos cómo amortizar una marca registrada.

En otro nivel, pero también con el objetivo de beneficiar al inventor y a la empresa innovadora, el Gobierno también ofrece ayudas por investigación y desarrollo así como para fomentar el registro (protección) de la propiedad industrial tanto en España como el en exterior. Concretamente, la OEPM (Oficina de patentes y marcas española) convoca cada año unas subvenciones para fomentar el registro de la propiedad industrial gracias al cual el solicitante de patentes españolas, patentes europeas y patentes internacionales puede recuperar gran parte de las tasas pagadas.

Comentarios:
Deja un comentario: