03 - Sistemas para la concesión de patentes

Guía del Inventor

Existen diferentes sistemas para la concesión de patentes.

Ciertos países aplican el sistema de "depósito" que consiste simplemente en conceder las patentes sin examen previo acerca de la novedad y/o la utilidad de la intención, limitándose la acción de las Administraciones respectivas a comprobar si se han cumplido las prescripciones reglamentarias y a determinar si el objeto de la patente es patentable según las disposiciones de la ley vigente.

Este sistema, si bien es muy liberal puesto que constituyendo las invenciones una propiedad, la misión del Estado con respecto a las mismas debe limitarse a reconocerla y apoyarla, adolece, sin embargo, de graves inconvenientes, cual es el de que la patente así obtenida tiene un valor sumamente aleatorio, siendo en todo momento difícil para el inventor hacerse pleno cargo del valor real de su invención. Otros países, entre los que se cuentan Alemania, Gran Bretaña, Japón, los países escandinavos y los Estados Unidos de América, por el contrario someten las solicitudes de patentes a un severo “examen previo” acerca de su novedad, utilidad y actividad inventiva.

Este sistema tiene la ventaja de asegurar a la industria nacional patentes de positiva utilidad aspecto que libra de pretendidas invenciones de lo que ya existe, evitándose así pérdida de tiempo y dinero. Desde el punto de vista del inventor, una vez concedida la patente, éste tiene la certeza del valor de su propiedad, pues en cierta manera ha sido probada la originalidad de ésta al mismo tiempo que su utilidad para la sociedad.

Por otra parte, las observaciones del examinador reflejadas en el examen previo obligan al inventor a precisar el alcance de su invención y a aclarar sus puntos débiles.

El sistema de examen previo no deja de tener sus adversarios, pues, como dice Renourard, expone a los inventores a las contingencias inmerecidas denegaciones y a la ruina de justas esperanzas. Además, por muy perito que se suponga al que ejerza las funciones de examinador, ¿sabrá apreciar en todos los casos si en la industria un invento es nuevo, útil y conveniente? Por otra parte, nada más difícil que la elección de un cuerpo de examinadores por parte de la administración que abarque las complejas e inmensurables ramas de la industria en todos sus pormenores.

En España, la Ley actual de Patentes promulgada el año 1986, optó por aumentar el valor de las patentes mediante la transmisión del sistema conocido como “depósito” a la de concesión con examen previo.

Según el Real Decreto 996/2001 de 10 de septiembre “… uno de los estímulos fundamentales para la innovación y el desarrollo tecnológico de un país reside en una adecuada protección jurídica de los resultados de la investigación. … En este sentido, el sistema de patentes es, en nuestros días, una condición esencial para que las empresas puedan recuperar sus inversiones en investigación y desarrollo (y este)… está estrechamente relacionada con el procedimiento empleado para la concesión de patentes.”

Mediante el examen previo se consigue la concesión de patentes fuertes que cumplan estrictamente los requisitos para ello y que, consecuentemente, ofrezcan la mayor seguridad para su propietario.

No obstante, España se encuentra en un periodo de transición entre ambos sistemas. Actualmente en el proceso de concesión de patentes españolas es necesario un Informe del Estado de la Técnica, el cual no es más que una búsqueda exhaustiva de anterioridades por parte de la Oficina de Española de Patentes y Marcas que puedan afectar a la novedad o actividad inventiva de la patente solicitada. 

Pregunta y recibe
tu respuesta