21 - ¿Cómo se protegen las patentes en el extranjero?

Guía del Inventor

Creemos útil señalar aquí alguno de los principios fundamentales para orientación de los inventores en cuanto a obtener la protección de sus invenciones en el extranjero.

En primer lugar, siendo España, como la mayor parte de los Estados del mundo Estados signataria del Convenio General de París de 20 de marzo de 1883, últimamente revisado en Estocolmo el 14 de julio de 1967, todo inventor español tiene reconocido el “derecho de prioridad” de su invento en el resto de los Estados contratantes, por el término de un año a partir de la fecha de la solicitud y no de la concesión. Se incurre en esta última creencia de modo muy corriente y ello ocasiona un muy serio perjuicio para el inventor

. El derecho de prioridad quiere decir que durante el año mencionado, de solicitarse la patente en cualquier país, se retroae su fecha de presentación a la misma en que se solicitó la española, con lo que si algún competidor la hubiese solicitado antes, a pesar de ello, perdería el derecho a la patente en cuanto a fecha, por ser más antigua la española de origen.

En segundo término, que no existe, contrariamente a lo que muchos suponen una patente internacional para todo el mundo.

El procedimiento natural de cualquier inventor es el depositar su idea como patente en el Estado o Estados que interese y obtener su protección dentro del año de prioridad establecido, es decir, dentro de un año a partir del día de la presentación de la patente básica española. Con ello se consigue unos derechos que cubrirán tantos países como se deseen, siguiendo claro está, los trámites respectivos independientes y consiguiéndose, si se concede, los privilegios que otorguen los estados correspondientes. Naturalmente se precisa la colaboración de los Agentes de Patentes extranjeros que gocen de la confianza del Agente español a fin de garantizar el buen éxito de los expedientes.

Esta protección en el extranjero permitirá obtener los oportunos derechos para la explotación en cada Estado tanto por lo que respecta a permitir la fabricación y venta del objeto de la invención en el mismo, como permitir si así se desea el cobro de los “royalties” que se hayan estipulado con industriales extranjeros mediante los oportunos contratos de licencia de explotación. Es evidente que cada Estado tiene sus propias normas para el correcto funcionamiento del sistema.

Actualmente existen dos Convenios internacionales de trascendental importancia que van encaminados a simplificar el excesivo coste de la tramitación de las patentes país por país y que se basan en una tramitación conjunta y unitaria desde que se presenta la demanda hasta su concesión en cuyo momento se desglosan en distintas patentes nacionales tantas como países se hayan designado y que formen parte del Convenio.

Pregunta y recibe
tu respuesta