Smart Contract o Contrato inteligente

2018-05-29 16:14:28
Archivado como: Sin categoría

Un “Smart Contract” es un programa informático, que permite llegar a un acuerdo on-line, entre partes, y ejecutar el acuerdo registrado on-line. Son contratos automáticos. Funcionan en base al principio “if-then” (si-entonces) de cualquier programa de ordenador. La persona A ordena al programa que, si la persona B hace algo, ocurra algo.

smrt-contracts-blockchain-benes

Cuando se dispara una condición pre-programada, el “Contrato Inteligente” ejecuta una consecuencia, contenida en cláusula contractual: se ejecuta una obligación.

Los “Smart Contract” dan una seguridad superior a la del contrato tradicional y reducen costos de transacción. Se produce una transferencia de valor digital, mediante un sistema que no requiere conocerse personalmente.

Estos “Contratos Inteligentes” pueden ser perfectamente válidos. Tanto si son contratos entre españoles, como si son contratos internacionales.

“SMART CONTRACTS” INTERNACIONALES

Los “Smart Contracts” suelen tener un importante elemento internacional.

¿Qué ley debe regular la relación entre un contratante español y un coreano? ¿Qué jueces deben decidir la disputa?

Cada vez es más habitual que las empresas (y los individuos) suscriban contratos internacionales, casi sin darse cuenta. Es fundamental determinar cuál es la ley aplicable, en el caso de que surja el conflicto.

Determinar la ley aplicable es más simple con el Reglamento 593/2008 de la Unión Europea, conocido como Reglamento de Roma-I. También ha de tenerse en cuenta el Convenio de Viena y la Convención de La Haya, para fijar qué ley se aplicará al “Contrato Inteligente” internacional.

En los demás casos, el contrato deberá someterse al Art. 10.5 del Código Civil español.

Reglamento de Roma I

El Reglamento de Roma I de 2008 establece, como criterio para decidir la ley aplicable, la autonomía de los contratantes. Las partes pueden escoger la ley aplicable. Atención, pues, a las cláusulas del “Smart Contract”. La elección debe manifestarse expresamente o ser inequívoca.

Si las partes no lo fijan en el contrato, se aplicará la ley de la residencia habitual o administración central de la parte que realizará la “prestación característica” del contrato. Por ejemplo: prestación del servicio o entrega del software.

El Reglamento establece la Ley aplicable, cuando las partes no lo fijaron. Muchos de estos casos son aplicables a “Smart Contracts”.

Por ejemplo: la compra de mercancías se rige por la ley de residencia del vendedor, el contrato de servicios por la residencia del prestador, la franquicia o distribución por la del franquiciado o distribuidor. Los contratos de transporte, por la ley de la residencia del pasajero, los contratos de consumo, por la del consumidor.

smartcontracts

Convención de Viena y Convenio de La Haya

La Convención de Viena de 1980 (“Convención sobre Contratos de Compraventa Internacional de Mercancías”) regula las compras internacionales de mercancías. Por tanto, podría ser aplicable a ciertos “Smart Contracts”.

La Convención fue ampliada por el Convenio de La Haya de 1986. Establece que la ley aplicable al contrato internacional de venta de mercancías es la que elijan las partes: expresamente, o de otra forma clara.

Si las partes no han elegido, se aplica la ley del país donde el vendedor tenga su establecimiento, como regla general. En ciertos casos, se aplica la ley del comprador; por ejemplo, si la mercancía se ha de entregar en el país del comprador. Si el contrato tiene vinculación más estrecha con la ley de otro país, se aplicará esa ley.

Código Civil español

Tras el Reglamento de Roma I y los tratados de Viena y de La Haya, el Art. 10.5 del Código Civil sólo se aplica en los casos en que no se pueden aplicar los tratados.

El Art. 10.5 C.C reconoce la autonomía de la voluntad, siempre que se escoja la Ley aplicable de forma expresa y que tenga alguna conexión con el negocio. En su defecto, se aplicará la ley nacional común a las partes; o de residencia habitual común, y, finalmente, la ley del lugar de celebración del contrato.

how-blockchain-works-investsmart2

“SMART CONTRACT” Y DERECHO ESPAÑOL

En general, si una parte es española, es probable que se aplique el Derecho español.

El Derecho español de contratos tiene dos principios: autonomía de la voluntad y libertad de forma.

Autonomía de la voluntad

El Art.1255 del Código Civil dice:

Los contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral ni al orden público.

Por tanto, un acuerdo alcanzado en un “Smart Contract” es perfectamente válido.

download

Libertad de forma

El Art. 1278 del Código Civil dice:

Los contratos serán obligatorios, cualquiera que sea la forma en que se hayan celebrado, siempre que en ellos concurran las condiciones esenciales para su validez.

Por tanto, la forma on-line del “Smart Contract” es válida, como puede serlo un cruce de mails, para cerrar un contrato vinculante.

En esta línea, el Art. 23 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (Ley 34/2002) LSSi dice:

Los contratos celebrados por vía electrónica producirán todos los efectos previstos por el ordenamiento jurídico, cuando concurran el consentimiento y los demás requisitos necesarios para su validez.

Los contratos electrónicos se regirán por lo dispuesto en este Título, por los Códigos Civil y de Comercio y por las restantes normas civiles o mercantiles sobre contratos, en especial, las normas de protección de los consumidores y usuarios y de ordenación de la actividad comercial.

Para que sea válida la celebración de contratos por vía electrónica no será necesario el previo acuerdo de las partes sobre la utilización de medios electrónicos.Siempre que la Ley exija que el contrato o cualquier información relacionada con el mismo conste por escrito, este requisito se entenderá satisfecho si el contrato o la información se contiene en un soporte electrónico.

Sin embargo, hay áreas que están excluidas. Por ejemplo: los contratos, que la Ley exige que se hagan ante Notario, como la venta de inmuebles o la transmisión de acciones.

drlsawgrocg3owh3vp4o9vur4hmasbergfzso_7rpk

“Un Smart Contract”: ¿Es obligatorio?

Cualquier contrato es obligatorio, para las partes que lo firman, si es válido. Para que sea válido el Art. 1261 del Código Civil exige que haya claridad en:

– El objeto. Es decir en qué debe hacer cada parte. El objeto debe ser lícito.

– El precio. Es decir, en cuanto se paga, o en la forma de calcularlo. El precio es válido, aunque sea en moneda “extranjera” como los Bit-Coins.

– La causa. El motivo por el que se contrata. Tiene que ser legal. Por ejemplo, la “causa” de un Smart Contract no puede ser el blanqueo de capitales.

Es necesario, además, el consentimiento de las dos partes sobre: objeto, precio y causa.

Así lo ordena el Art. 1261 del Código Civil. Por tanto, el “Smart Contract” tiene que permitir que las dos partes tengan claro a qué se están obligando. El procedimiento informático tiene que permitir a los contratantes saber a qué se están obligando.

Santiago Nadal

snadal@snabogados.com

Comentarios:
Deja un comentario: