Patentes que inspiran - Un nuevo material capaz de revolucionar la experiencia anatómica (y toda su industria)
Patentes que inspiran - Un nuevo material capaz de revolucionar la experiencia anatómica (y toda su industria)

Silexpan es el nombre dado por Jean-Pierre de la Marnierre al material compuesto que desarrolló desde CNEX, la empresa de productos manufacturados de la que es fundador y que tiene sede en Mataró, Barcelona. Este nuevo material es único en el sector y permite reemplazar la silicona en el relleno de los juguetes eróticos, mejorando su performance mientras reduce el coste de producción.

Silexpan Cnex

Tras dos años y medio de investigaciones y testeos realizados entre Barcelona y China por un equipo especializado, CNEX ha llegado a la fórmula ideal de un polímero que tiene prestaciones equiparables a los materiales ya conocidos (silicona, PVC, TPE y TPR) pero innova en dos frentes: primero, tiene costes de material y producción mucho menores. Y segundo, ofrece beneficios que hasta entonces no existían en la industria.

Gracias a las distintas mezclas de los materiales que componen el polímero, el polímero hace posible manipular la flexibilidad, la elasticidad, el peso y densidad de los productos para que se adapten a las preferencias y la experiencia del cliente. En el mercado de juguetes adultos, esta tecnología garantiza no solo un producto superior sino que el puesto delantero de la industria y el acceso a nuevos mercados y horizontes.

De la crisis a la innovación

A partir de la crisis de recursos y la consecuente subida de precios de la silicona, Jean-Pierre tuvo que repensar el sistema de producción de los artículos comercializados por CNEX. Y como hacen los buenos innovadores, aprovechó para transformar la crisis en oportunidad e invirtió en una investigación enfocada en encontrar un material que fuera más barato a la vez que elevara la calidad de su producto.

La evidencia está en los resultados: tras tres años de comercialización Silexpan ya es un producto consolidado y reconocido en el mercado y ha atraído la atención de otros sectores. Testeos recientes han comprobado su eficacia en la fabricación de productos anatómicos del futuro, como pueden ser los productos protésicos y cyber cuerpos.

 

La patente como estrategia de protección 

 

Consciente del valor de su invento, Jean-Pierre buscó en Volart Pons la garantía de tener su innovación protegida. “Muchos otros están intentando llegar a algo parecido. A nosotros nos ha costado mucho, es un proceso costoso, complejo y que demanda tiempo. La patente es esencial para protegernos, para asegurar la competitividad y el rendimiento de nuestras inversiones”, afirma. Tanto es así que el sector erótico a nivel mundial solo pudo conocer el

invento una vez la patente fue presentada.

“Lo que está patentado es el mismo material. Nadie más lo utiliza para producir y nosotros producimos para quienes estén interesados”, recuerda. La confianza de CNEX en Volart Pons tiene largo recorrido y esa es una de las muchas patentes presentadas entre las dos empresas.

Dedicarse a la excelencia: el camino del éxito 

Quizás el diferencial empresarial de Jean-Pierre esté en el potencial que ve a los espacios de crecimiento. La industria del sector erótico, por ejemplo, va de manos dadas con la de la salud, y ambas cuentan con mucho espacio para innovar. “Además de la tecnología, también hemos hecho un gran esfuerzo para buscar componentes cada vez más naturales”. Aparte de la silicona, que hoy día sigue siendo irreemplazable, los productos CNEX tienen un 75 a 80% de componentes naturales, y son 100% reciclables. “Nos disponemos a seguir dando pasos hacia una industria más higiénica y segura a través de la producción y comercialización de nuestro invento”, celebra.

Sobre Jean-Pierre de la Manierre

La trayectoria del fundador de CNEX es tan inusual cómo la naturaleza de su invento. Artista de corazón, Jean-Pierre combina intereses y expertise entre el arte y la matemática, además de un corto recorrido en el sector de la publicidad en Barcelona. Tras algunas experiencias profesionales distintas, se vio eligiendo mobiliario en China y tras identificar las características de este comercio retornó a Barcelona para montar una empresa de importación y exportación.  “Empecé a trabajar con muchos productos diferentes, hasta que la crisis del 2008 hizo que muchos clientes cerraran sus puertas. Entre los que siguieron estaba una empresa de productos adultos. Vimos que había mercado, aumentamos nuestras operaciones y nos fuimos especializando”, recuerda. “Realmente ha sido el mercado que nos ha traído hasta aquí”. El sector agradece.

Comentarios:
Deja un comentario:
¿Tienes alguna duda?
Escribe tu consulta y te responderemos rápida y gratuitamente.

Facts