Si una marca ha sido registrada de mala fe se puede anular.

2018-04-12 10:00:47
Archivado como: Sin categoría

Un gran número de marcas han sido solicitadas y registradas de mala fe. Hay innumerables casos concretos que se clasifican como mala fe. Algunos de ellos son los siguientes.

registro de marca de mala fe

Una marca de una empresa ha sido registrada por un empleado / socio / competidor sin el consentimiento de la empresa.

Una marca notoria en otro país ha sido registrada por un particular / empresa sin consentimiento del titular de la marca notoria.

En los casos donde se pueda demostrar que el solicitante / titular de una marca ha actuado de mala fe se puede abrir un procedimiento judicial con el fin de anular la marca o incluso de que la titularidad de la marca sea transferida al titular legítimo.

Desgraciadamente se trata de un proceso judicial y consecuentemente el coste de dicho procedimiento es elevado. Por ese motivo, los profesionales del sector, como Volartpons, aconsejan a sus clientes intentar una actuación prejudicial. Generalmente en estos casos el envío de una carta / requerimiento bien redactada con argumentos y pruebas suficientes consigue el objetivo buscado (evitar un juicio).

El solicitante o titular de una marca de mala fe, al recibir una carta requerimiento suficientemente contundente generalmente consulta a un abogado sobre sus posibilidades. El abogado estudia la carta requerimiento y evalúa las consecuencias de la actuación de su cliente así como las posibilidades de éxito de un eventual proceso judicial. Si la carta requerimiento ha sido bien redactada, con argumentos y pruebas suficientes provoca que el abogado recomiendo a su cliente que negocie una salida amistosa.

Se puede concluir que el asesoramiento y pericia del profesional, como la de Volartpons, es crucial para evitar iniciar un proceso judicial para que una marca registrada de mala fe sea anulada y transferida a su legitimo propietario.

 

 

Comentarios:
Deja un comentario: