Recetas por principio activo en lugar de por nombre comercial (marca): El poder de las Marcas de los Medicamentos

2011-08-20 09:35:07
Archivado como: Sin categoría

La Ministra de Sanidad española, Leire Pajín, ha anunciado en los últimos días la intención gubernamental de obligar mediante decreto-ley a los médicos de la seguridad social a recetar por principio activo (ácido acetilsalicílico), en lugar de hacerlo con el nombre comercial (Aspirina) con el fin de ahorrar, según sus cálculos, 2.000 millones de euros anuales en Sanidad. Esta decisión, si bien disminuirá el gasto en Sanidad puede tener graves consecuencias, tales como la desincentivación de la investigación nacional de nuevos medicamentos así como de la importación de medicamentos extranjeros.

Sigue leyendo para conocer los argumentos.

Como es sabido la investigación necesaria para desarrollar nuevos medicamentos requiere de fondos millonarios que deben ser recuperados a lo largo de los años que se comercialice el medicamento.

La recuperación de la inversión en el desarrollo se realiza en primer lugar gracias al derecho exclusivo de fabricación y comercialización que goza el titular de la patente. Este derecho está, en principio, limitado a 20 años desde la presentación de la solicitud de patente. A efectos prácticos, dado que los nuevos medicamentos se deben proteger mediante patente en las primeras fases de desarrollo del mismo, cuando se comienza a comercializar el nuevo medicamento sólo restan 5-10 años de exclusividad.

Durante los años de exclusividad en la fabricación y comercialización del nuevo medicamento, los laboratorios farmacéuticos deben esforzarse en crear una fuerte imagen de marca, con el fin de que los consumidores asocien el medicamento a una marca y continuen comprando dicha marca cuando cese la exclusividad y aparezcan otras marcas (las genericas) para el mismo producto.

Si se receta mediante principio activo y no mediante nombre comercial (marca) los ingresos del laboratorio farmacéutico que desarrollo el medicamento disminuirán fuertemente. Esto puede provocar que el laboratorio ya no encuentre incentivos suficientes para desarrollar nuevos productos, dado que sus expectativas de ingresos ya no son las que eran. Otra reacción posible es, que durante los años de comercialización del productos cuando aun exista el derecho exclusivo, el precio del medicamento aumente considerablemente para compensar la bajada de ingresos cuando ya no exista dicho derecho exclusivo.

Comentarios:
Deja un comentario:

Busca los mejores profesionales

Pregunta y recibe
tu respuesta
Profesionales
Recomendados